top of page

Hoopmaps Group

Public·66 members
Yeremey Zhdanov
Yeremey Zhdanov

Prisioneros De Guerra Dvdrip 14


Desde romances devastados entre los bandos hasta las sangrientas batallas más célebres, estas son las películas que mejor reflejan los horrores de la guerra y la humanidad en el mayor conflicto del siglo XX.




prisioneros de guerra dvdrip 14



Basada en el libro de no ficción de Paul Brickhill del mismo nombre (pero abordada desde una amplia libertad narrativa), La gran evasión cuenta la fuga de los soldados de la Commonwealth británica de un campo de prisioneros de guerra en la Alemania nazi. La película se ha convertido en un clásico de la historia del cine, especialmente por, como se podría suponer, sus escenas de persecución. Y por tener a Steve McQueen dando, una vez más, lecciones de estilo.


Pocos cómicos se atreven a presentarse como Adolf Hitler. Este giro satírico de Taika Waititi sobre la Alemania nazi explora una perspectiva más inocente de la época de un miembro de las Juventudes Hitlerianas, cuya percepción de la guerra está claramente sesgada por su ingenuidad. Esta ingenuidad se encuentra con la realidad, sin embargo, cuando crea una improbable relación con una joven judía que se esconde en su casa.


Spielberg nos trajo a la pantalla la horrible violencia del frente y el corazón de la guerra, con la asombrosa representación de la invasión aliada de Normandía. Es incalculable la manera en que Salvar al Soldado Ryan ha influido en el cine posterior, pero tiene una ventaja sobre todas ellas: ser una de las mejores películas de Tom Hanks.


El traslado hasta el lugar de ejecución de los condenados se realizaba en camiones con diez presos en cada vehículo. Los prisioneros de guerra del campo de Kozielsk fueron conducidos a Katyn; el resto de prisioneros retenidos en otros campos fueron trasladados a otras ubicaciones donde les esperaba el mismo destino. Uno a uno, fueron colocados frente a su propia tumba, a veces con la cabeza tapada, y maniatados. Durante el tiempo que duraron las ejecuciones, que en algunos casos fueron meses, los prisioneros recibían un tiro en la cabeza y los cuerpos caían directamente en la fosa excavada ante ellos.


El 22 de junio de 1941, durante la invasión alemana de la Unión Soviética, Stalin asistió desconcertado al avance del ejército alemán, que cruzó la frontera soviética haciendo caso omiso del pacto de no agresión firmado entre Hitler y el propio Stalin. La guerra entre ambas potencias se convirtió, así, en el centro de todas las miradas dejando el trágico genocidio polaco en el olvido.


Con el permiso del ejército alemán, la Cruz Roja polaca examinó la zona e identificó a más de 4.000 oficiales polacos que habían sido capturados por los soviéticos durante 1939. El hallazgo de las fosas provocó un autentico terremoto político en el bando aliado. El Primer Ministro del Gobierno polaco en el exilio, el general Wladyslaw Sikorski, había viajado a Moscú el 3 de diciembre de 1941 y había preguntado a Stalin por el paradero de miles de oficiales polacos que habían sido hechos prisioneros en 1939 y de los que no se tenía noticia. Stalin le mintió diciendo que los prisioneros habían escapado y que se habían refugiado en Manchuria, a más de 6.000 kilómetros de Polonia! Tras conocerse el hallazgo de las fosas de Katyn, la Unión Soviética cambió su versión y culpó a los alemanes de la masacre. Por su parte, Roosevelt y Churchill creyeron la versión soviética acerca del crimen.


Con el fin de la guerra, se clasificó cualquier documento que hiciera referencia a los crímenes cometidos en Katyn. La censura del régimen comunista impedía incluso que se pronunciara ese nombre en público, y quienes lo hacían en privado se arriesgaban a ser incluidos en las listas de la policía política polaca, la SB, y en algunos casos, incluso, acabar en la cárcel.


Para el historiador polaco Ryszard Zelichowski: "Aquella matanza supuso una enorme pérdida para Polonia"; buena parte de la gente más formada murió, y ese episodio siempre ha marcado las relaciones de Polonia con Rusia. A pesar de que tras la caída del bloque comunista se hallaron aún más fosas comunes, todavía se desconoce dónde están enterrados los cuerpos de 7.000 de aquellas víctimas. Moscú ha acabado reconociendo que la matanza se produjo, pero jamás ha admitido que fuera ni un crimen de guerra ni mucho menos un genocidio, un delito que nunca prescribe. Jamás ha rehabilitado a las víctimas y se ha negado a reabrir los archivos. Muchos historiadores consideran que para Rusia es muy difícil abordar este tema porque supone enfrentarse a un oscuro pasado y a los millones de víctimas del estalinismo.


About

Welcome to the group! You can connect with other members, ge...

Members

bottom of page